03ago. 99 A las 20:38

Aragón es, junto con Cataluña y Valencia, una de las comunidades donde menos alcohol se consume

ZARAGOZA, 3 (EUROPA PRESS)

La Comunidad autónoma aragonesa es una de las que menos alcohol per

cápita consume, junto con Cataluña y Valencia, según indicaron hoy

las especialistas de Digestivo, adscritas al programa de trasplante

de hígado del Hospital Clínico Universitario, María Elena Barrao y

Trinidad Serrano.

A pesar de estas circunstancias, ambas facultativos alertaron de los

efectos negativos del consumo del alcohol ya que su ingesta habitual

tiende a crear hábito y con él va implícito un consumo

progresivamente creciente, no solamente en forma de vino, sino de

cerveza y licores, “y este consumo elevado conduce a una adición

denominada alcoholismo”, indicaron.

Además, según explicaron las especialistas en la campaña informativa

“Desde el Clínico, el médico aconseja”, el alcoholismo lesiona

gravemente el hígado ya que este último es el órgano encargado de

metabolizar la mayor parte del alcohol que se ingiere.

Así, se puede padecer la denominada “cirrosis hepática alcohólica”

en la que el hígado se deteriora progresivamente una vez detectada y

aunque el enfermo deje de beber. No obstante, la abstinencia en estas

circunstancias mejora la calidad de vida y prolonga la supervivencia

por lo que la supresión del alcohol es fundamental para el

pronóstico.

La mortalidad de esta enfermedad se eleva al 30 por ciento en el caso

de las personas que beben alcohol en exceso de forma habitual,

porcentaje que también se da en el cáncer de hígado. Otra de las

patologías es la “esteatosis hepática” o “hígado graso”, que es

frecuente en personas que ingieren bebidas alcohólicas en exceso.

Esta grasa desaparece si se deja de beber en exceso y el hígado torna

a la normalidad, por lo que es importante hacer a tiempo el

diagnóstico.

La “hepatitis alcohólica” es otra lesión producida por el efecto

tóxico que tienen sobre el hígado las sustancias que se liberan en la

destrucción del alcohol. Las consecuencias para la salud pueden ser

“funestas”, señalaron las especialistas, y excepcionalmente el

paciente muere.

PREVENCIÓN

Las doctoras Barrao y Serrano subrayaron que para prevenir estas

enfermedades es aconsejable no superar la tasa de riesgo que se sitúa

en 60 gramos de alcohol para los hombres y en 40 para las mujeres, ya

que ésta última es más sensible a los efectos lesivos de esta

sustancia. Esta cantidad se puede calcular multiplicando la calidad

de alcolol consumido al día, por la graduación alcohólica del

líquido, por 0,8 y todo ello divido por cien.

Por otra parte, las facultativos indicaron que las bebidas

alcohólicas hacen daño por la cantidad de sustancia que contienen y

por el tiempo que se mantiene el hábito y no depende de la forma en

que esté preparado para el consumo ni de su meticulosidad en la

elaboración. Asimismo, beber con el estómago vacio hace que la

absorción sea más rápida.

EFECTOS POSITIVOS

Por último, las especialistas recordaron que el uso racional del

alcohol es “loable e incluso beneficioso para la salud”, respecto a

lo que apuntaron que el vino, fundamentalmente el tinto, está

relacionado con una menor frecuencia de enfermedades vasculares como

el infarto de miocardio.

Asimismo añadieron que su abuso es una de las “lacras” sociales más

arraigadas en el mundo y, actualmente, está haciendo estragos

especialmente en los adolescentes y en las mujeres, aunque

tradicionalmente era una patología masculina, además de que se está

cambiando el consumo de los vinos clásico por la cerveza,

aguardientes y destilados de alta graduación alcohólica.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR