23ago. 99 A las 20:08

Estados Unidos.- Investigadores vinculan agentes químicos cerebrales con la predisposición al alcoholismo

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

Nuevos estudios del alcohol en la química del cerebro ayudan a

explicar el por qué de las duraderas experiencias de tensión y

angustia. También proporcionan la clave sobre el hecho de que algunos

bebedores se convierten antes en alcohólicos, y por qué tienden a las

recaidas, incluso después de largas abstinencias. Estos estudios

fueron presentados hoy en la reunión nacional de la American Chemical

Society. George F. Koob, científico en The Scripps Rsearch Institute,

de La Jolla, dijo que estudios en animales indican que beber de forma

intensa vacía las existencias de dopamina en el cerebro, acido gamma

aminobutirico, péptidos opioides y serotonina, sistemas químicos que

son responsables de nuestras sensaciones de placer y bienestar.

Al mismo tiempo promueve la activación de sustancias relacionadas

con el estres, tales como el factor activador de la corticotropina,

que crea tensión y depresión. En combinación, la eliminación de unos

agentes químicos y la estimulación de otros crea una

desestabilización química persistente que deja al alcohólico a

expensas de las recaidas. En la esperanza de suprimir los efectos

adveros provocados por el CRF, los alcohólicos beben aún más pero a

medida que lo hacen se produce más CRF. El ciclo puede alcanzar un

punto en el que los bebedores llegan a sentirse “normal”. En opinión

del doctor Koob, los datos de los estudios en animales sugieren que

el CRF permanece activo más de cuatro semanas después de haber dejado

de beber.

Actualmente, la historia familiar es el único indicador de la

vulnerabilidad al alcoholismo. Entre los individuos que han tenido

padres alcohólicos, los hombres tienen una probabilidad de cinco a

uno y las mujeres de dos o tres a uno de desarrollar esta dolencia.

El estudio de Koob puede poner en la vía para identificar unos

marcadores químicos específicos que predisponen al alcoholismo,

quizás bajos de dopamina y altos de CRF, que podrían advertir mejor

del riesgo existente.

()

08/23/20-00/99

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR