27ene. 05 A las 19:16

Empresas.- ´British Medical Journal´ se retracta de que Eli Lilly ocultara información y pide disculpas al laboratorio

MADRID 27 (EUROPA PRESS)

La prestigiosa revista científica ´British Medical Journal´ (BMJ) se retractó hoy de la noticia sobre la supuesta ocultación que los laboratorios Eli Lilly habrían llevado a cabo con informaciones sobre los efectos secundarios de su antidepresivo superventas ´Prozac´ y presentó sus disculpas a la compañía pese a que afirma que actuó con buena fe.

En un artículo publicado en su edición del pasado 1 de enero BMJ revelaba haber recibido de una fuente anónima documentos de Eli Lilly supuestamente confidenciales sugiriendo una relación entre ´Prozac´ e intentos de suicidio y violencia que –aseguraba– se habían perdido y no fueron hechos públicos durante la polémica de diez años atrás sobre la fiabilidad del fármaco.

Tras las demandas públicas del laboratorio y una investigación de la propia revista de los informes facilitados por los laboratorios BMJ publicó hoy una corrección señalando que no había pretendido sugerir que Eli Lilly ocultara esos documentos deliberadamente sino que está claro que los informes no se perdieron.

Al contrario la revista concede que todos los documentos remitidos por la fuente anónima habían sido facilitados por Eli Lilly en el juicio por la demanda por la seguridad de ´Prozac´ y habían sido guardados por orden judicial o facilitados a los abogados de los demandantes. BMJ DENUNCIA

La edición del ´British Medical Journal´ del día de Año Nuevo incluía una información que aseguraba que la agencia estadounidense del medicamento (FDA) estaba revisando documentos supuestamente confidenciales de Eli Lilly sobre ´Prozac´ que no se dieron a conocer durante un juicio celebrado una década antes.

Los documentos con la posible relación entre ´Prozac´ e intentos de suicidio y violencia remitidos a la revista por una fuente anónima consistían en revisiones y memorias que señalaban –según BMJ– que directivos de Eli Lilly conocían ya en la década de los ochenta que la fluoxetina tenía efectos secundarios adversos e intentaron minimizar estos efectos negativos en las prescripciones.

Los documentos ´desaparecieron´ según la revista en el caso de Wesbecker –Joseph Wesbecker disparó con una AK-47 a ocho personas causándoles la muerte e hirió a otras doce y después se suicidó– en 1994. Wesbecker con un largo historial depresivo había sido recetado con fluoxetina un mes antes de los disparos.

La revista señala que uno de los documentos de la compañía fechado el 8 de noviembre de 1988 y titulado ´Ensayos Clínicos de Fluoxetina en Activación y Sedación´ mostró que “el 38 por ciento de los pacientes tratados con fluoxetina registraron nueva activación pero el 19 por ciento de los pacientes placebo también tuvo activación nueva lo que supone una diferencia de un 19 por ciento atribuible a la fluoxetina”. ELI LILLY RESPONDE

Eli Lilly señaló desde el primer momento que “nunca” se había producido “ninguna alegación por la pérdida de documentos en el ensayo Wesbecker o en ningún otro ensayo en el que haya participado Lilly”. Asimismo destacó que siempre habían tenido como objetivo “hacer públicos los datos relacionados con la seguridad y la eficacia de la fluoxetina”.

La compañía señaló en un comunicado que había solicitado “en varias ocasiones” a BMJ “copias de los documentos supuestamente ´perdidos” que no le habían sido facilitados por la publicación. Además recordaba que proporcionaba “habitualmente a las agencias reguladoras de todo el mundo los resultados de los ensayos clínicos y de la vigilancia post marketing (control de seguridad después de la aprobación del fármaco) incluyendo los relacionados con la fluoxetina”.

Por último el martes de la semana pasada el propio presidente de la compañía Sidney Taurel tomaba la iniciativa y publicaba una carta abierta en los principales periódicos de Estados Unidos calificando la información del ´British Medical Journal´ como un “error”.

En la misiva titulada ´Seguridad de Prozac y de los medicamentos de Lilly´ Taurel asegura que dichos papeles “no revelan ninguna información clínica o científica nueva” sino que por el contrario ya habían sido compartidos con la FDA estadounidense y otros organismos regulatorios como ahora ha reconocido BMJ.

“Todos los temas médicos que se abordan sobre Prozac en los documentos habían sido ya entregados al registro de la FDA en Estados Unidos y a organismos reguladores de otros países así como en prestigiosas publicaciones científicas o en correspondencia con abogados fuera de Lilly durante más de los últimos diez años” añadió Taurel.[FIN]

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR