08abr. 19 A las 14:04

Carcedo reconoce que la “inacci√≥n” de la Administraci√≥n ha contribuido a la proliferaci√≥n de los bulos sanitarios

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Mar√≠a Luisa Carcedo, ha reconocido que la “inacci√≥n” de la Administraci√≥n ha contribuido tambi√©n a la proliferaci√≥n de los bulos sanitarios, los cuales est√°n provocando el abandono de los tratamientos e incluso muertes.

Carcedo se ha pronunciado as√≠ en la inauguraci√≥n del XV Congreso de la Asociaci√≥n Nacional de Informadores de Salud (ANIS), celebrado recientemente en el Instituto Oftalmol√≥gico Fern√°ndez-Vega de Oviedo, donde comunicadores de salud, representantes de asociaciones de pacientes, profesionales sanitarios e inform√°ticos han participado en una mesa de debate en colaboraci√≥n con la iniciativa ‘#SaludsinBulos’.

En ella han coincidido en que el incremento de los bulos se debe a la extensi√≥n de las redes sociales, la progresiva reducci√≥n de la lectura de noticias a los titulares; el ‘clickbait’ o contenidos alarmistas destinados a generar ingresos publicitarios; y los ‘bots’ o sistemas autom√°ticos de generaci√≥n de contenidos en redes.

Ahora bien, tal y como ha se√Īalado el doctor en Ciencia y Tecnolog√≠a de los Alimentos y cazabulos de ‘#SaludsinBulos, Miguel √Āngel Lure√Īa, el √°rea donde m√°s bulos se producen es en alimentaci√≥n. “La alimentaci√≥n nos preocupa cada vez m√°s porque estamos tomando conciencia de la estrecha relaci√≥n que guarda con la salud. Sin embargo, somos v√≠ctimas de lo que podr√≠amos llamar la gran paradoja alimentaria: tenemos un enorme volumen de informaci√≥n sobre alimentaci√≥n a nuestro alcance y la consultamos con frecuencia, pero a pesar de ello estamos completamente despistados a la hora de alimentarnos. Son muchos los factores que contribuyen a esta situaci√≥n; aunque sin duda, uno de los m√°s importantes es la difusi√≥n de informaci√≥n poco rigurosa o directamente falsa. Los bulos alimentarios est√°n a la orden del d√≠a y corren como la p√≥lvora por Internet”, ha dicho.

La acci√≥n coordinada en redes sociales para identificar y desmontar las llamadas ‘fake news'; la formaci√≥n a pacientes, profesionales sanitarios y escolares y la ayuda de la tecnolog√≠a son algunas de las l√≠neas de actuaci√≥n que los participantes en el congreso han se√Īalado como clave para luchar contra los bulos de salud.

Una de las novedades que se han presentado en el congreso es la pr√≥xima creaci√≥n de un grupo de debate, coordinado por ‘#SaludsinBulos’, dentro del World Wide Web Consortium (W3C), la comunidad internacional que vela por los est√°ndares en la Red, sobre √©tica e Inteligencia Artificial en salud, con el objetivo de hacer propuestas de actuaci√≥n sobre informaci√≥n veraz en salud.

“Se necesitan leyes que dificulten el clickbait, redise√Īar los sistemas de manera que cambien los incentivos y m√°s investigaci√≥n para comprender los sistemas existentes y modelar posibles nuevos sistemas o modificar los que ya tenemos”, ha dicho la Wellbeing & Active Ageing Unit Manager en CTIC / W3C Espa√Īa, Jimena Pascual.

Asimismo, el investigador principal WESO, Jos√© Emilio Labra, ha comentado que si bien la inteligencia artificial a√ļn no puede analizar un contenido de salud para comprobar si es informaci√≥n veraz o no, s√≠ se pueden detectar qu√© webs se hacen eco de bulos.

Por su parte, la directora de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, Mar√≠a G√°lvez, ha explicado que lo que las asociaciones de pacientes pueden hacer para combatir los bulos de salud es ofrecer informaci√≥n contrastada y guiar en la b√ļsqueda de esa informaci√≥n, trabajar por mejorar la relaci√≥n con el profesional sanitario, escuchar, acompa√Īar, ofrecer un espacio seguro (sin juicios), y analizar el c√≥mo, el cu√°ndo y el porqu√©.

Asimismo, la farmacéutica y miembro de la directiva de AIES, Mª José Cachafeiro, ha destacado los cinco criterios para recomendar una web o una aplicación de salud: calidad de la información (contrastada y de fuentes rigurosas), comprensible para el usuario, con autores identificables, sin conflicto de interés; que se actualice y que sea segura.

Desde la Asociaci√≥n de Profesionales de la Comunicaci√≥n de la Industria Farmac√©utica (ACOIF), su presidenta Doris Casares, ha asegurado que como industria farmac√©utica se tiene la responsabilidad de difundir a la poblaci√≥n informaci√≥n “rigurosa, fiable y de calidad”. A su juicio, es imprescindible identificar los canales para formar parte de la conversaci√≥n y llegar a cada vez m√°s pacientes y sociedad en general.

En la misma línea se ha manifestado la directora de comunicación del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega, Carolina García Selfa, quien ha apostado porque los profesionales sanitarios sepan divulgar sus conocimientos para evitar la desinformación en salud.[FIN]

¬ŅTe ha parecido interesante? ¬°Comp√°rtelo!