19nov. 18 A las 14:22

Expertos insisten en la necesidad del empaquetado genérico del tabaco

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El informe ‘La legislación frente al tabaco en España: logros y carencias’, elaborado por una veintena de expertos y coordinado por el senador José Martínez Olmos y el exconsejero de Sanidad de Navarra Santiago Cervera Soto, propone medidas contra el tabaco, como que las cajetillas sean neutras: sin logotipos, con el mismo color, tamaño y forma para todas las marcas.

Presentado este lunes en el Senado con la participación del secretario general de Sanidad, Faustino Blanco, y el exministro de Sanidad Julián García Vargas, el monográfico realiza un recorrido por el marco normativo del tabaco en España en los últimos 30 años, su contribución general a la salud de los españoles y los retos que aún quedan por delante.

“El consumo de tabaco es la primera causa evitable de morbilidad y mortalidad en España. Es decir, la primera causa de enfermedad y de muerte por enfermedad. Sin paliativos, fumar es un innegable origen de sufrimiento, mucho más allá de lo que cualquier estadística pudiera traducir en cifras”, advierte inicialmente este informe.

Así, sus responsables lamentan que la prevalencia del consumo en España continúa siendo superior a la media europea, pese a que las dos principales leyes de control del tabaquismo, promovidas en 2005 y 2010, “han propiciado un importante avance”. De hecho, se recoge que, tras este refuerzo normativo, España ha pasado de situarse en el puesto 24 en el ránking de los países europeos que mejor implementan estas políticas al puesto 8. “El avance ha sido indudable, y muy considerable, aunque es evidente que aún pueden mejorarse diversas acciones”, zanjan al respecto.

Los datos del último Eurobarómetro de 2014 muestran que España se sitúa en el noveno puesto de los 28 países miembros de la Unión Europea, con un 29 por ciento de fumadores en la población mayor de 14 años. Además, la proporción de exfumadores (19%) se encuentra por debajo de la media europea, ocupando la posición 12, “muy alejada de los países nórdicos, cuyas prevalencias alcanzan el 30-35 por ciento”, lamentan los expertos.

“Las tasas de consumo siguen siendo elevadas hoy día, de imposible aceptación para un país occidental como el nuestro, que valora sustantivamente el bien salud y dispone de una sanidad de calidad y adecuadamente cohesionada. Además, la reducción en el cnosumo es más lenta que antes”, advierte el monográfico, editado por Healthy Numbers Consulting con la colaboración de Pfizer España.

CIFRAS “DANTESCAS” EN MUJERES

Al respecto, Santiago Cervera ha pedido un “nuevo avance” en las políticas contra el tabaco, como implicar más al sistema sanitario. “Ya es hora de que sea más determinante, hay reursos disponibles para ser más incisivos en la prevención y la deshabituación”, ha reclamado. Igualmente, ha apostado por centrar los esfuerzos en dos colectivos: los más desfavorecidos, porque “se fuma más cuanto más pobre”, y las mujeres.

“Resulta dantesco ver los datos de población femenina fumadora”, ha alertado el experto. De hecho, según la Encuesta de Salud 2017, entre 1993 y 2017, la proporción de hombres que fuma a diario ha caído 18 puntos, mientras que la de mujeres ha aumentado dos puntos porcentuales. Además, mientras que en los hombres se observa una tendencia a la baja (27,6% en 2014 y 25,59% en 2017), en las mujeres esa mejora no se evidencia (18,6% en 2014 y 18,76% en 2017).

“Es muy llamativo que en mujeres es la primera vez que no desciende este indicador desde 1997. Esto apela a generar estrategias más específicas ante este fenómeno de feminización del consumo. Hay que abordar la perspectiva de género inherente. Aun siendo cierto que partimos de un menor porcentaje de prevalencia total del hábito en mujeres, la necesidad de acentuar médicas específicas que permitan una adecuada velocidad de reducción del consumo entre las fumadoras es incontrovertible”, se relata en el informe.

PAQUETES NEUTROS, CAMPAÑAS DE PUBLICIDAD Y NUEVOS ESPACIOS LIBRES

Aunque consideran “evidente” que se ha avanzado “de manera muy satisfactoria” en el control del tabaquismo en España, los expertos que han redactado el trabajo de evaluación proponen nuevas medidas para intensificar la reducción de daños producidos por el tabaco, como la implementación del empaquetado genérico, es decir, un envase neutro sin logotipos, con el mismo color, tamaño y forma para todas las marcas.

Además, proponen el desarrollo de más campañas de publicidad de prevención; igualar el precio de los diferentes productos del tabaco; o considerar nuevos espacios libres de humo, “sobre todo en lugares donde puedan estar expuestos los menores y otros colectivos vulnerables, como los hogares y los vehículos privados”.

Sobre los cigarrillos electrónicos, creen que su regulación “debería equipararse” a la del consumo de tabaco. Finalmente, califican como “necesario” ampliar la ayuda para la cesación del consumo, a través de intervenciones específicas en colectivos vulnerables que necesiten tratamientos farmacológicos subvencionados, así como fomentar la formación de los profesionales sanitarios en programas para dejar de fumar.

“Todavía quedan cosas importantes por hacer. Tan importantes como los es una tasa de consumo aún inaceptable, que no se sitúa en el promedio europeo, y sobre la que hay que seguir proyectando medidas. Es evidente que no se ha avanzado lo suficiente en medidas que ya fueron previstas en las legislaciones de 2005 y 2010, referidas al compromiso del sistema sanitario para integrar los programas de deshabituación y financiación de tratamientos farmacológicos en la cartera de servicios del SNS”, concluye el informe.[FIN]

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR