A las 13:56

La Clínica Universidad de Navarra crea una Unidad de Prontoterapia que empezará a tratar a pacientes en 2020

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

La sede de la Clínica Universidad de Navarra de Madrid va a albergar una Unidad de Terapias de Protones, que comenzará a funcionar en el primer trimestre de 2020 y que incorpora un equipo de tecnología de la firma Hitachi, presente en 27 centros académicos del cáncer de diferentes partes del mundo como, por ejemplo, en las sedes de Rochester y Phoenix (Estados Unidos) de la Mayo Clínic; en el St. Jude Children’s Research Hospital, en el MD Anderson Cancer Center de Estados Unidos o en el Hokkaido University Hospital de Japón.

“Es un proyecto en el que llevamos trabajando bastantes años y será el más avanzado de Europa y, además, se albergará por primera vez en España en un centro especializado en cáncer”, ha comentado el director general de la Clínica Universidad de Navarra, José Andrés Gómez Cantero, durante la presentación de la nueva unidad, la cual estará dirigida por los doctores Felipe Calvo y Rafael Martínez Monge.

La radioterapia de protones es la modalidad de radioterapia externa de mayor precisión, ya que aporta una mejor distribución de la dosis y una mejor irradiación de los tejidos sanos, reduciendo así el riesgo de tumores radioinducidos.

Además, al tener una menor toxicidad se puede aumentar la dosis de radiación en el tumor y lograr un “mayor control local” de la enfermedad. Las sesiones tienen una duración estimada de 25 minutos, si bien el tiempo de irradiación no suele ser mayor a un minuto.

El tratamiento que va a incorporar la clínica está indicado tanto para niños como para adultos. En el caso de los menores, permite tratar tumores de base de cráneo, cerebrales y de cuello; melanoma ocular; cáncer de pulmón y de hígado; linfoma; y sarcomas.

Para adultos, está indicada para tumores próximos o en la base del cráneo, incluso condromas y condrosarcomas; tumores primarios o metastásicos en la médula espinal; tumores oculares, incluyendo el melanoma ocular; pacientes con síndromes genéticos con riesgo de elevada toxicidad; y se puede usar también para reirradiar en casos seleccionados.

Asimismo, actualmente está en estudio su aplicación para los tumores no resecables de cabeza y cuello; cánceres torácicos, incluso no metastásicos primarios de pulmón o esófago y linfomas mediastínicos; tumores abdominales no metastásicos (páncreas, biliar o cáncer adrenal); tumores pélvicos no metastásicos (rectal, anal, cervical y vesical); cáncer de próstata no metastásico; y cáncer de mama.

“Tenemos una gran satisfacción de que un proyecto como éste se lleve a cabo. España no ha estado a la altura en el desarrollo de este tipo de unidades y era un asunto que veíamos con cierto desazón”, ha comentado el presidente de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), Carlos Ferrer, para informar de que esta terapia es complementara ala radioterapia.

SINCROTRÓN, UN ACELERADOR “LIMPIO”

Por otra parte, los expertos han informado de que el equipamiento adquirido por la clínica incorpora como acelerador de partículas un sincrotrón, el “más moderno disponible en la actualidad”, que, al ser un acelerador “limpio”, permite acelerar el haz de protones justo hasta la energía requerida para el tumor de cada paciente de forma individualizada, sin necesitar un proceso de degradación del haz, mediante filtros artificiales, resultante en la producción de neutrones propia de la radioterapia convencional.

Asimismo, el equipamiento de la firma Hitachi incluye un sistema que permite el tratamiento con protones de los tumores sujetos a movimiento respiratorio. De hecho, según ha informado el doctor Gómez Cantero, el escaneado en tiempo real es capaz de localizar y cuantificar el movimiento del tumor y guiar el instante de la irradiación, logrando así un mínimo impacto en el tejido sano.

Con una inversión de 40 millones de euros, la instalación de la técnica de equipamiento de prontoterapia en el edificio de la Clínica en Madrid se realizará en varias fases, de manera que su entrada en funcionamiento para el tratamiento de pacientes se prevé que sea a principios de 2020. En conjunto, el equipamiento ocupará una superficie de 3.600 metros cuadrados y cada una de las salas con las que contará la unidad tendrá una capacidad para tratar a unos 300 pacientes al año.

“Esto va a dar respuesta a lo que pide la ciudadanía madrileña, lograr que les diagnostiquemos pronto y que cuando les tratemos lo hagamos con la mejor tecnología y con profesionales suficientemente formados. Por tanto, va a ayudar a tener una sociedad madrileña más sana y más feliz”, ha zanjado el director general de Asistencia Sanitaria de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Antonio Alemany.[FIN]

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR