20nov. 18 A las 16:02

Realizan la transición de mujer a hombre con una única cirugía “pionera” y “muy exitosa” en Valencia

Reúnen todos los pasos del proceso en una única intervención de 17 horas a un paciente de 29 años

VALÈNCIA, 20 (EUROPA PRESS)

El doctor César Noval ha realizado una cirugía “pionera” de transición de sexo de mujer a hombre en el hospital IMED de València, donde ha conseguido efectuar en el mismo tiempo quirúrgico, durante 17 horas, una faloplastia, la retirada de genitales femeninos, una mastectomía y la masculinización facial. La intervención se ha saldado con un “resultado muy exitoso” y se ha logrado la “funcionalidad sexual” del paciente, de 29 años.

Así lo ha explicado este martes el especialista, que encabeza el equipo multidisciplinar de la clínica Noval que ha desarrollado este proceso médico, en colaboración con IMED, que ha facilitado el quirófano y equipamiento. Según ha destacado, este procedimiento es “pionero en la Comunitat”.

Noval ha asegurado que llevar a cabo la cirugía de mujer a hombre en un solo tiempo quirúrgico permite “reducir los riesgos” de cada una de las intervenciones, “minimizar las complicaciones de cuatro anestesias” y, además, resulta beneficioso psicológicamente para el paciente, que “a nivel mental es inimaginable lo que sufre” durante estos procesos prolongados en el tiempo.

El médico ha “reunido todos los pasos” quirúrgicos en una única intervención, que ha constado de ocho fases y ha requerido de dos equipos de profesionales principales y otro accesorio, ya que se ha prolongado durante 17 horas.

En concreto en la operación se ha hecho una mastectomía, se han retirado los ovarios y el útero, se ha extraído piel del antebrazo con la que se ha construido el pene, se ha adaptado la uretra y se ha masculinizado el rostro.

A PARTIR DE UNA EXTRACCIÓN EN EL ANTEBRAZO

El primer procedimiento fue la “elevación del colgajo del antebrazo”, cuya piel, venas y arterias se emplearon para construir el pene. Normalmente, ha detallado Noval, se extraen ocho centímetros, pero en este caso se han tomado 15, por lo que se ha conseguido un órgano grueso que “inicialmente” permitiría prescindir de una prótesis. En seis meses, el hombre dispondrá de sensibilidad táctil en todo el miembro, mientras que la sensibilidad erógena “puede ser parcheada”, por zonas.

Así, con el antebrazo se ha proporcionado la uretra, el pene y el glande. En otra fase de la intervención, el tejido de los labios mayores se han empleado para elaborar los testículos y el de los labios menores se ha convertido en una uretra membranosa. Mientras un equipo realizaba la transposición del clítoris y la creación del escroto y de la uretra, el segundo suturó la mastectomía.

MASTECTOMÍA, PARA “MÁS SEGURIDAD” DEL HOMBRE

Noval ha destacado que la mastectomía suele ser la primera intervención a la que se somete un hombre trans, porque con ella se “quita la protuberancia” y se marca el pectoral, lo que “da más seguridad” al paciente, ya que se consigue “una apariencia más masculina”. Lo “más importante” es la colocación de la areola, que tiene una ubicación distinta en el pectoral femenino y el masculino.

Respecto al brazo, del que se extrae tejido durante la faloplastia, se ha reconstruido en la misma operación con piel de la pierna. Precisamente, Noval ha destacado que esta parte de la intervención ha causado especial impacto en el hombre. “No se ha acostumbrado al aspecto del antebrazo”, que “lleva siempre tapado” porque “toda la zona injertada presenta la piel oscura” y hay un área “de transición y de hundimiento”. No obstante, no supondrá “déficit de movilidad”, ha puntualizado.

MICROCIRUGÍA PARA LA SENSIBILIDAD

La operación realizada por el equipo de Noval requiere microcirugía en arterias, venas y nervios, que es lo “más difícil” del procedimiento, ha admitido César Noval. Por ejemplo, la sensibilidad erógena se consigue conectando un nervio procedente del antebrazo a otro del clítoris.

El resultado, “muy exitoso”, es el de un pene “actualmente funcional”, una mama masculina y un rostro con rasgos típicamente de hombre. El hombre podrá hacer “vida absolutamente normal” y vida sexual, sin necesidad de prótesis, aunque “algo limitada”. La única complicación que ha surgido fue una fístula uretral “resuelta espontáneamente”.

DISCRIMINACIÓN Y “PROBLEMÁTICA SOCIAL MUY ALTA”

El procedimiento también ha incluido, en su octava fase, la marculinización facial, por la que se ha sometido al hombre a una rinoplastia. La apariencia del rostro es una cuestión por la que se “discrimina mucho” a las personas transexuales, “más frecuente en mujeres”, ha explicado Noval, que también ha hecho hincapié en que hay que “masculinizar sin cambiar la cara”, porque “entonces el entorno entiende la transición como un cambio y no como una transición”.

El especialista ha reivindicado que detrás de la transición de sexo hay una “problemática social muy alta”, por lo que la intervención no es una “cirugía estética”. Así, ha puesto el foco en que las personas que nacen en el cuerpo del sexo contrario sienten un “complejo” que les lleva a no encontrar trabajo. “Es muy difícil pensar en otras cosas hasta que no solventas tu situación”, ha ilustrado.

Esta situación conlleva implicaciones económicas. Por ejemplo, según ha indicado Noval, hay personas transexuales que no pueden salir de casa durante el mes siguiente a una intervención quirúrgica porque no viven en pisos con ascensor.

El doctor Noval ha subrayado que, antes de cualquier intervención, se debe llevar a cabo un “abordaje psicológico” de los pacientes y se debe realizar una “experiencia de vida real”, “hasta que se sientan confortables” porque es un procedimiento “irreversible”. En este proceso, es “imprescindible” el apoyo familiar y del entorno. También ha destacado que es “fundamental acudir a asociaciones LGTBI”.

En el caso concreto de esta persona, lleva 15 años viviendo como un hombre y tres en tratamiento hormonal. Además, es sano, no fumador, sin adicciones y estaba preparado psicológicamente. Sin embargo, no ha contado con “excesivo apoyo familiar”, aunque sí del “espectacular apoyo” de la familia de su esposa.

“AHOGADOS A NIVEL SOCIAL”

El paciente de Noval tiene un “nivel sociocultural medio-bajo”, por lo que “era difícil hacerle realista de las complicaciones del procedimiento”. El hombre “no trabajaba”, una situación “muy común” en estos casos, ha insistido, antes de alertar que las personas trans “se ven ahogadas a nivel social y personal”.

Finalmente, preguntado por la subvención de la transición de sexo, Noval ha lamentado la “sobrecarga asistencial importante” del sistema de salud público, que hace que sea “difícil priorizar”. Sobre este punto, ha puesto en valor la labor de las asociaciones LGTBI, que “lo están haciendo muy bien para visibilizar” a las personas transexuales.[FIN]

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR